miércoles, 28 de junio de 2017

CUARENTA AÑOS DE FIDELIDAD A LA TRADICIÓN CATÓLICA


29 de junio
1977 – 2017


40° Aniversario Sacerdotal de Mons. Jean-Michel Faure

Enviado por Mons. Lefebvre como apóstol a nuestras tierras americanas, fue primero Superior del Distrito de Sudamérica (FSSPX), Director del Seminario de la Reja (FSSPX), Superior de Distrito de México (FSSPX), y como expresó Mons. Williamson, fue “brazo derecho de Monseñor Lefebvre en América Hispana durante décadas, el Padre gozaba de una confianza ilimitada por parte del Arzobispo (era el único que tenía acceso a la correspondencia privada de éste) y de hecho, consta que Monseñor Lefebvre quiso consagrarlo Obispo, pero el Padre se negó por humildad. Gracias a esta gran amistad y confianza, el Padre Faure tuvo la gracia de conocer y comprender como pocos a nuestro Fundador”. Por esta fidelidad al buen combate sin componendas con los enemigos de la fe católica, fue perseguido por los liberales que coparon la Fraternidad y traicionaron al Fundador.
Pero Dios le tenía reservada la cruz y la carga que lo honra, el obispado, al ser consagrado por Mons. Williamson.
Fundador de la Sociedad Sacerdotal de los Apóstoles de Jesús y María (SAJM), actualmente además dirige el Seminario internacional San Luis María Grignion de Montfort, en Avrillé, Francia, en continuidad con el camino trazado por su maestro Mons. Marcel Lefebvre.
Dios recompense sus esfuerzos por la Fe católica, ¡muchas gracias Monseñor!

Deo gratias!


Acompañando a Monseñor Lefebvre (siempre a su derecha):





Foto oficial en la FSSPX (el paso de los años):



El día de su consagración episcopal (19 de marzo de 2015):




Fundación de la SAJM (22 de agosto de 2016):





Monseñor firma y sella las primeras incardinaciones en la SAJM.



Su primera ordenación sacerdotal, Dom André Zelaya OSB:



Durante una misa en Saltillo, México:



Al final de un retiro, con sacerdotes y seminaristas (Octubre 2016):



Toma de sotana de seminaristas en el convento dominico de Avrillé 
(11 de febrero de 2017):



Confirmaciones en el convento dominico de Avrillé 
(24 de junio de 2017):



Consagración del Seminario San Luis María Grignion de Montfort (SAJM) al Sagrado Corazón de Jesús

(23 de junio de 2017):




Mons. mira de frente al futuro, abandonado a la Divina Providencia y sin desviarse del camino trazado por Mons. Lefebvre, por San Pío X y todos los Santos y Papas que continuaron el Evangelio de Jesucristo:



lunes, 26 de junio de 2017

COMENTARIOS ELEISON - FÁTIMA ES CRUCIAL - II




Número DXIX (519)
24 de junio de 2017

Fátima Es Crucial – II

Mons. Williamson




Los eclesiásticos hacen la guerra a Fátima – todo en vano.
Una vez más, Satanás será derrotado.

Los “Comentarios” de la semana pasada sostuvieron que si tan solo la Iglesia y el mundo hubieran acatado el gran mensaje que Nuestra Señora les dio a los tres niños de Fátima, Portugal, en 1917, entonces el mundo pudo haber sido preservado del desastre material de la II Guerra Mundial, y la Iglesia pudo haber evitado el mucho mayor desastre espiritual del Concilio Vaticano Segundo. Pero en 1960, que fue el año que, cuando muy tarde, Nuestra Señora quería que la tercera parte del Secreto dado a los niños en 1917 fuera revelado, en lugar de eso los eclesiásticos lo confinaron, muy probablemente porque condenaba con anticipación el desastroso Concilio que su corazón ansiaba. Y desde entonces, los mismos clérigos Conciliares le han hecho la guerra a Fátima, para que dejara de condenarlos.

Sin embargo, los fieles católicos sabían de la existencia del “tercer Secreto” y querían saber lo que decía. Durante los próximos 40 años algunos pocos detalles de su contenido se filtraron aquí y allá, y, gracias especialmente a la labor del P. Nicolás Gruner, aumentó la presión para su publicación. Es por eso que en el 2000 los eclesiásticos en Roma hicieron un esfuerzo especial para enterrar Fátima de una vez y para siempre. Como cabeza de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el Cardenal Ratzinger publicó un texto el cual afirmó era el Tercer Secreto de Fátima. Desgraciadamente, los expertos de Fátima inmediatamente vieron graves diferencias entre el texto del Cardenal y lo que se sabía del verdadero Tercer Secreto, esperado desde 1960. Ellos sospecharon que el verdadero Tercer Secreto todavía estaba confinado dentro del Vaticano.
Lo que confirmó esta sospecha fue el hecho de que, más tarde en ese mismo año 2000, el mismo Cardenal le dijo a su amigo personal (y santo sacerdote), Dr. Ingo Dollinger, que “Lo que publicamos no era el Secreto completo. Actuamos siguiendo órdenes”. Durante muchos años más, el Dr. Dollinger contó la historia de la admisión del Cardenal para que muchos sacerdotes, seminaristas y laicos la escucharan. Más recientemente, él confirmó la historia una vez más, y dio permiso para que fuera publicada el 16 de mayo de 2016. Pero a la verdad acerca del Tercer Secreto no podía permitírsele salir a la luz. Vean onepeterfive.​com/​confirmation-father-dollingers-claim-cardinal-ratzinger-fatima.En cuestión de días (mayo 21), el Vaticano emitió una Declaración de Prensa citando a Benedicto XVI, el antiguo Cardenal Ratzinger, como diciendo que él nunca habló con el Dr. Dollinger acerca de Fátima, ¡y que el Tercer Secreto completo se había publicado! Obviamente, la Roma Conciliar hará cualquier cosa para sofocar Fátima, ¡pero Fátima no será sofocada!

En onepeterfive.​com/​chief-exorcist-father-amorth-padre-pio-knew-the-third-secret en Internet, vea los detalles de una entrevista dada en 2011 por el famoso exorcista de Roma (pero no Conciliarista), Padre Gabriel Amorth, que quería que la entrevista se hiciera pública sólo hasta después de su muerte, lo que sucedió el año pasado. El P. Amorth conoció al Padre Pio por 26 años, y el entrevistador le preguntó al P. Amorth si, en una conversación mantenida con el Padre Pio aproximadamente en 1960, el Padre Pio relacionó el Tercer Secreto con la pérdida de la fe en la Iglesia. El Padre Pio contestó con mucho dolor: ¿Sabes Gabriel? Es Satanás que ha sido introducido en el seno de la Iglesia y muy pronto regirá una falsa Iglesia. 

Aún más recientemente, es el valiente Cardenal Burke que está entrando en el combate en nombre de Nuestra Señora de Fátima. Él es uno de los cuatro Cardenales que hace poco tiempo plantearon graves objeciones al documento papal Amoris Laetitia, acerca del matrimonio y la familia. El 19 de mayo en Roma, durante una junta del Foro Romano por la Vida, llamó a los católicos a “trabajar por la consagración de Rusia al Corazón Inmaculado de María”. Él admitió que Juan Pablo II hizo una consagración del mundo en 1984, pero “de nuevo escuchamos el llamado de Nuestra Señora de Fátima a consagrar Rusia a su Corazón Inmaculado, de acuerdo a sus instrucciones explícitas”. El Cardenal tiene toda la razón. ¡Que por lo menos a él nunca lo obliguen a tragarse sus palabras!

Kyrie eleison.


SERMÓN EN LA FIESTA DE LA NATIVIDAD DE SAN JUAN BAUTISTA - R.P. TRINCADO






CORAZÓN DE FUEGO


Se dice en el comienzo del cuarto Evangelio: Hubo un hombre enviado de Dios, que tenía por nombre Juan. Este vino en testimonio, para dar testimonio de la Luz, para que todos creyesen por él. No era él la Luz, sino que vino a dar testimonio de la Luz.

Toda la doctrina y obras de San Juan no tuvieron otro fin que preparar en las almas los caminos de Cristo, dice Santo Tomás (Sum. Teol. III, c. 38 a. 3). San Juan Bautista debía dar testimonio de la Luz, no dando de sí la luz, sino siendo un reflejo anticipado de la Luz que es Cristo. Lleno del Espíritu Santo desde el seno de su madre, iluminaba irradiando una gran luz porque Dios había puesto en él un corazón de fuego, igual que el del profeta Elías, de quien San Juan Bautista era heredero y fiel continuador. Su alma estaba llena de ese celo ardiente del que dice Cristo: ¡Fuego vine a lanzar sobre la tierra y cómo quiero que arda!

Todo fuego quema e ilumina. Fuego santo y escogido que preparaba en el tiempo la llegada del Fuego Eterno, el Bautista era una antorcha que ardía y alumbraba, dice N. Señor. Para eso vino, para eso existía, para arder e iluminar, para quemarse y para quemar.

FUERTE COMO EL FUEGO

Preguntaba Cristo sobre San Juan Bautista a los judíos: ¿Qué salisteis a ver? ¿Una caña agitada por el viento? ¿Un hombre débil, inseguro, irresoluto, cambiante? No: un hombre fuerte. Porque es fuerte el fuego y terrible, inflexible, devorador, insaciable y conquistador: todo lo que toca lo convierte en sí mismo. Por eso en este hombre de fuego brilla la más perfecta fortaleza.

La virtud de la fortaleza tiene dos actos: atacar y resistir, siendo la resistencia el principal y más difícil. San Juan resiste la austeridad de la vida en el desierto, soporta inconmovible los ataques de los escribas y fariseos, no se deja arrastrar por los halagos de algunos que lo tenían por Mesías, no cede ante las amenazas de los poderosos. El Bautista no es ninguna caña agitada por el viento. Todo lo contrario: él es el viento que agita y destroza las cañas, los robles, las rocas y las montañas; es un viento abrasador, una llamarada, un incendio.

¿"TAL COMO SOMOS" O "TAL COMO SOMOS AHORA"? POR UN SACERDOTE DE LA FSSPX






"Se podrá decir todo lo que se quiera: el 18 de enero de 2002 en Campos no hubo solamente un reconocimiento unilateral de Campos por Roma, como algunos pretenden, sino que hubo una contraprestación: la complicidad del silencio. Y por otra parte, ¿cómo puede ser de otra manera?" (Mons. Fellay... en otros tiempos).


FUENTE (extracto)

En su último editorial de la revista Fideliter aparecido en La Porte Latine, el P. Bouchacourt retoma la famosa frase de Mons. Lefebvre pronunciada en su sermón del 29 de junio de 1980: “Roma debe tratarnos tal como somos…”.

Sobre este tema, demos la palabra a un miembro de la FSSPX.
Christian LASSALE

FSSPX: “¿Tal como somos”? (“¿O tal como somos ahora”?)

Tal vez han escuchado ustedes este rumor que circula actualmente, y que quisiera que Roma nos reconozca “tal como somos”. Esto es lo que Mons. Lefebvre intentó pedir, pero los hechos demostraron que Roma no entendía eso de la misma manera… Otra expresión es equivalente a la primera: es el “reconocimiento unilateral”. Pero una vez más, Roma allí no se equivoca. Lean lo que encontré en la Carta a los amigos y benefactores n° 63 de enero de 2003 de Monseñor Fellay. Lo lamento, es respecto a Campos, pero su caso se parece demasiado al nuestro…

Se podrá decir todo lo que se quiera: el 18 de enero de 2002 en Campos no hubo solamente un reconocimiento unilateral de Campos por Roma, como algunos pretenden, sino que hubo una contrapartida: la complicidad del silencio. Y por otra parte, ¿cómo puede ser de otra manera?

Para explicar esta última frase, debemos regresar un poco en el texto. A catorce años de distancia, la situación no ha cambiado en lo absoluto. Juzguen ustedes mismos:

Nosotros constatamos en las oficinas vaticanas un cierto cuestionamiento de la manera en que han ido las cosas estos últimos decenios, una voluntad en algunos de corregir esta deriva.

Dicho esto por todos los Burke y Schneider de ayer y de hoy.

Pero sigue siendo evidente que los principios que gobiernan la Roma actual continúan siendo los de la actualización del concilio tal como lo hemos experimentado durante los últimos cuarenta años. En los documentos oficiales y la línea general, no vemos un cuestionamiento de fondo de estos principios; por el contrario, nos repiten que el movimiento iniciado por el Vaticano II sería irreversible, lo que nos obliga a preguntarnos de dónde proviene el cambio de actitud respecto a nosotros. La respuesta se encuentra en primer lugar, sin excluir otras explicaciones, en la visión pluralista y ecuménica que prevalecen ahora en el mundo de la catolicidad. Esta visión ha terminado por mezclar a todo el mundo sin requerirles ninguna conversión, como lo dijo el Card. Kasper respecto a los ortodoxos e incluso de los judíos. Es cada vez más evidente que en esta perspectiva, habrá también un pequeño lugar para la Tradición, pero… esta visión no podemos aceptarla, así como el maestro de escuela no podría aceptar el pluralismo en matemáticas.

Lean de nuevo el sermón de Puy de 2016, o también la entrevista a Terres de mission (29 de enero de 2017), donde Mons. Fellay explica la actitud de Roma hacia la Fraternidad como “una preocupación del Santo Padre por los excluidos de todo tipo”. Entiéndase los divorciados vueltos a “casar”, etc.

Pero continuemos.

Un día llegará, estamos absolutamente seguros, en que Roma regresará a SU Tradición, restaurándola en su lugar de honor, y nosotros anhelamos con todo nuestro corazón ese día bendito. Pero por el momento no estamos tan avanzados, y toda ilusión sería mortal para nuestra sociedad. Podemos constatarlo al examinar la evolución de los acontecimientos en Campos… Campos, por medio de su líder, Mons. Rifán, afirma a los cuatro vientos que nada ha cambiado, que los sacerdotes de la Administración apostólica siguen siendo tan tradicionales como antes, que es la esencia de lo que les fue acordado, y la razón de su adhesión a la proposición romana: la ratificación de la posición tradicional.

Y un poco más abajo, esta frase que me hace pensar tanto en el nuevo sitio de informaciones de la Fraternidad:

Esta actitud de duplicidad implícita se ha vuelto la norma en la nueva situación en la que se encuentran: se subrayan los puntos del pontificado actual que parecen favorables, se omiten bajo un silencio reverencial lo que está mal

viernes, 23 de junio de 2017

CONSAGRACIÓN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS DEL SEMINARIO SAN LUIS MARÍA GRIGNION DE MONTFORT (SAJM)



En este viernes 23 de junio de 2017, encabezados por Mons. Jean-Michel Faure, el Seminario San Luis María Grignion de Monstfort (SAJM) en Avrillé, Francia, con su obispo, sacerdotes y seminaristas, se ha consagrado al Sagrado Corazón de Jesús.
Deo gratias!



Imágenes de la Misa del Sagrado Corazón y consagración:









SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS





Señor, ten misericordia de nosotros.
Cristo, ten misericordia de nosotros.
Señor, ten misericordia de nosotros
Jesucristo óyenos.
Jesucristo, escúchanos.
Dios Padre celestial, ten misericordia de nosotros.
Dios Hijo Redentor del mundo, ten misericordia de nosotros.
Dios Espíritu Santo, ten misericordia de nosotros.
Trinidad Santa, que eres un solo Dios, ten misericordia de nosotros.
Corazón de Jesús, Hijo del Padre Eterno,
Corazón de Jesús, formado en el seno de la Virgen Madre por el Espíritu Santo,
Corazón de Jesús, al Verbo de Dios substancialmente unido,
Corazón de Jesús, de majestad infinita,
Corazón de Jesús, Templo santo de Dios,
Corazón de Jesús, Tabernáculo del Altísimo,
Corazón de Jesús, Casa de Dios y puerta del cielo,
Corazón de Jesús, Horno ardiente de caridad,
Corazón de Jesús, Santuario de justicia y de amor,
Corazón de Jesús, lleno de bondad y de amor,
Corazón de Jesús, Abismo de todas las virtudes,
Corazón de Jesús, digno de toda alabanza,
Corazón de Jesús, Rey y centro de todos los corazones,
Corazón de Jesús, en que están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y de la ciencia,
Corazón de Jesús, en que mora toda la plenitud de la divinidad,
Corazón de Jesús, en que el Padre se agradó,
Corazón de Jesús, de cuya plenitud todos nosotros hemos recibido,
Corazón de Jesús, deseo de los eternos collados,
Corazón de Jesús, paciente y muy misericordioso,
Corazón de Jesús, liberal con todos los que te invocan,
Corazón de Jesús, fuente de vida y de santidad,
Corazón de Jesús, propiciación por nuestros pecados,
Corazón de Jesús, colmado de oprobios,
Corazón de Jesús, desgarrado por nuestros pecados,
Corazón de Jesús, hecho obediente hasta la muerte,
Corazón de Jesús, con lanza traspasado,
Corazón de Jesús, fuente de todo consuelo,
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra,
Corazón de Jesús, paz y reconciliación nuestra,
Corazón de Jesús, víctima por nuestros pecados,
Corazón de Jesús, salvación de los que en Ti esperan,
Corazón de Jesús, esperanza de los que en Ti mueren,
Corazón de Jesús, delicias de todos los Santos,
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: escúchanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: ten misericordia de nosotros.

V.- Jesús manso y humilde de corazón.
R.- Haz nuestro corazón conforme al tuyo.

Oremos: Oh Dios todopoderoso y eterno: mira el Corazón de tu amantísimo Hijo y las alabanzas y satisfacciones que en nombre de los pecadores te tributa; y concede aplacado el perdón a éstos que piden tu misericordia en el nombre de tu mismo Hijo Jesucristo. Quien contigo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

A todas las invocaciones que siguen se responde: “Ten misericordia de nosotros”.



EL MENSAJE DEL CORAZON DE JESUS





UNA LLAMADA A LAS ALMAS


Este Mensaje está sacado de las comunicaciones que Sor Josefa Menéndez recibió en varias veces, durante los últimos meses de los años 1922 y 1923.


Quiero que las almas crean en mi Misericordia, que lo esperen todo de mi
Bondad, que no duden nunca de mi Perdón.

Yo soy el amor. Mi Corazón no puede contener la llama que constantemente le devora.

Yo amo a las almas hasta tal punto, que he dado la vida por ellas.

Por su amor he querido quedarme prisionero en el Sagrario, y hace veinte siglos que permanezco allí noche y día, oculto bajo las especies de pan, escondido en la hostia, soportando, por amor, el olvido, la soledad, los desprecios, blasfemias, ultrajes y sacrilegios.

El amor a las almas me impulsó a dejarles el sacramento de la Penitencia, para perdonarles, no una vez ni dos, sino cuantas veces necesiten recobrar la gracia. Allí las estoy esperando; allí deseo que vengan a lavarse de sus culpas, no con agua sino con mi propia Sangre.

En el transcurso de los siglos, he revelado de diferentes modos mi amor a los hombres y el deseo que me consume de su salvación. Les he dado conocer mi propio Corazón. Esta devoción ha sido como una luz que ha iluminado al mundo y hoy es el medio de que se valen para mover los corazones la mayor parte de los que trabajan por extender mi Reino.

* * *

Ahora quiero algo más; sí, en retorno del amor que tengo a las almas, les pido que ellas me devuelvan amor; pero no es éste mi único deseo; quiero que crean en mi misericordia, que lo esperen todo de mi bondad, que no duden nunca de mi perdón.

Soy Dios, pero Dios de Amor. Soy Padre, pero Padre que ama con ternura, no con severidad. Mi Corazón es infinitamente santo, pero también infinitamente sabio; conoce la fragilidad y miseria humana, y se inclina hacia los pobres pecadores con misericordia infinita.

Sí, amo a las almas después que han cometido el primer pecado si vienen a pedirme humildemente perdón... Las amo después de llorar el segundo pecado, ¡y si esto se repite no un millar de veces, sino un millón de millares, las amo, las perdono, y lavo con mi misma Sangre el último pecado como el primero!

No me canso de las almas y mi Corazón está siempre esperando que vengan a refugiarse en Mí. Tanto más cuanto más miserables sean.

¿Acaso no tiene un padre más cuidado del hijo enfermo que de los que gozan de buena salud? ¿No es verdad que para aquél es mucho mayor su ternura y solicitud? De la misma manera, mi Corazón derrama con más largueza su ternura y compasión sobre los pecadores que sobre los justos.

Esto es lo que quiero explicar a las almas; Yo enseñaré a los pecadores que la misericordia de mi Corazón es inagotable; a las almas frías e indiferentes, que mi Corazón es fuego y fuego que desea abrasarlas porque las ama; a las almas piadosas y buenas, que mi Corazón es el camino para avanzar en la perfección y por él llegarán con seguridad al término de la bienaventuranza. Por último, a las almas que me están consagradas, a los sacerdotes, a los religiosos, mis almas escogidas y preferidas, les pediré una vez más, que me den su amor y no duden nunca del mío; pero, sobre todo, que me den su confianza y no duden de mi misericordia. ¡Es tan fácil esperarlo todo de mi Corazón!

Yo daré a conocer que mi obra se funda sobre la nada y la miseria; éste es el primer eslabón de la cadena de amor que preparo a las almas desde toda la eternidad.

Haré que las almas conozcan hasta qué punto las ama y perdona mi Corazón. Penetro el fondo de las almas, sus deseos de darme gusto, de consolarme y de glorificarme: y el acto de humildad que sus faltas les obligan a hacer, viéndose tan débiles, es precisamente lo que consuela y glorifica mi Corazón. No importa
que las almas sean débiles, Yo suplo lo que les falta.

Les daré a conocer cómo su misma debilidad puede servirme para dar vida a muchas almas que la han perdido. Daré a conocer que la medida de mi amor y de mi misericordia para con las almas caídas, no tiene límites... Deseo perdonar... Descanso perdonando... Siempre estoy esperándolas con amor...

* * *

¡Que no se desanimen!... ¡Que vengan!... ¡Que se echen sin temor en mis brazos!... ¡Soy su Padre!... Muchas almas no comprenden cuánto pueden hacer para atraer a mi Corazón a las otras almas que están sumidas en un abismo de ignorancia y no saben cómo deseo que se acerquen a Mí para darles vida... La verdadera vida.

Yo te enseñaré mis secretos de amor y tú serás ejemplo vivo de mi misericordia, pues si por ti, que eres miseria y nada, tengo tanta predilección y te amo tanto, ¿que haré por otras almas mucho más generosas que tú?

Como no eres nada, ven..., entra en mi Corazón...; a la nada le es fácil entrar y perderse en este abismo de amor... Así iré consumiendo tu pequeñez y tu miseria... Yo obraré en ti... Hablaré por ti... Me haré conocer por ti...

¡Cuántas almas encontrarán la vida en mis palabras! ¡Cuántas cobrarán ánimo al ver el fruto de sus trabajos! Un actito de generosidad, de paciencia, de pobreza, puede ser un tesoro que gane para mi Corazón gran número de almas. Yo no miro la acción, miro la intención. El acto más pequeño hecho por amor, ¡adquiere tanto mérito y puede darme tanto consuelo!... Mi Corazón da valor divino a esas cosas tan pequeñas. Lo que Yo quiero es amor. No busco más que amor. No pido más que amor. El alma que sabe hacer de su vida una continua unión con la mía, me glorifica mucho y trabaja útilmente en bien de las almas. Está por ejemplo, ejecutando una acción que en sí misma no vale mucho, pero la empapa en mi Sangre o la une a aquella acción hecha por Mí durante mi vida
mortal, el fruto que logra para las almas es tan grande o mayor quizá que si hubiera predicado al universo entero, y esto, sea que estudie o que hable, que escriba, ore, barra, cosa o descanse; con tal que la acción reúna dos condiciones: primera, que esté ordenada por la obediencia o por el deber no por el capricho;
segunda, que se haga en íntima unión conmigo, cubriéndola con mi Sangre y con gran pureza de intención.

¡Cuánto deseo que las almas comprendan esto! ¡Que no es la acción lo que tiene en sí valor, sino la intención y el grado de unión con que se hace! Barriendo y trabajando en el taller de Nazaret, di tanta gloria a mi Eterno Padre como cuando prediqué durante mi vida pública.

Hay muchas almas que a los ojos del mundo tienen un cargo elevado, y en él dan grande gloria a mi Corazón, es cierto, pero tengo muchas otras que, escondidas y en humildes trabajos, son obreras muy útiles a mi viña, porque es el amor el que las mueve y saben envolver en oro sobrenatural las acciones más pequeñas, empapándolas en mi Sangre.

Si desde por la mañana se unen a Mí y ofrecen el día con ardiente deseo de que mi Corazón se sirva de sus acciones para provecho de las almas, y van, hora por hora y momento por momento, cumpliendo por amor con su deber, ¡qué tesoros adquieren en un día!... ¡Yo les iré descubriendo más y más mi amor!... ¡Es inagotable!... ¡Y es tan fácil al alma que ama dejarse guiar por el amor!



lunes, 19 de junio de 2017

COMENTARIOS ELEISON - FÁTIMA ES CRUCIAL - I




Número DXVIII (518)
17 de junio de 2017

Fátima es crucial – I

Mons. Williamson




¿El mundo está desquiciado – iniquidad execrable?
Para que la oscuridad se vuelva luz obedeced, de Dios, la Madre.

Todavía hay católicos que no entienden la importancia de las Apariciones y Mensajes de Nuestra Señora a los tres pastorcitos en Fátima, Portugal, en 1917, junto con las sucesivas apariciones y mensajes dados a una de ellos, la Hermana Lucía, durante los años subsiguientes. Ya la misma Iglesia en Portugal en 1931 le dio su aprobación oficial a la intervención de Nuestra Señora, y en esos Mensajes es Ella misma quien les dio gran importancia. Este es el texto de la segunda parte del Secreto de Fátima, que cae directamente bajo la aprobación oficial de la Iglesia. Es bastante conocido por muchos católicos, pero todo hombre viviente necesita entender su importancia, como se subraya en las palabras resaltadas en negrita:

Para salvarlas [las almas de los pobres pecadores que están en camino del infierno], Dios quiere establecer en el mundo la devoción a Mi Inmaculado Corazón. Si hicieran lo que os voy a decir, se salvarán muchas almas y tendrán paz. La guerra va a acabar. Pero si no dejan de ofender a Dios, en el reinado de Pío XI comenzará otra peor. Cuando veáis una noche alumbrada por una luz desconocida, sabed que es la gran señal que Dios os da de que va a castigar al mundo por sus crímenes por medio de la guerra, del hambre y de persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre. Para impedirla, vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón, y la Comunión Reparadora de los Primeros Sábados. Si atendieran mis peticiones, Rusia se convertirá y habrá paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia. Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá que sufrir mucho, varias naciones serán aniquiladas… Al fin, Mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre me consagrará Rusia, que se convertirá, y se le concederá al mundo un periodo de paz.

Aquí Nuestra Señora habla en 1917. “La Guerra” a que se refiere en la línea 3 fue la I Guerra Mundial (1914–1918) y la “guerra peor” fue la II Guerra Mundial (1939–1945), la cual no hubiera sucedido si todos los católicos en el mundo, empezando por el Papa, hubieran escuchado a Nuestra Señora de Fátima. “Para impedirla”, como lo prometió en 1917, volvió en 1929 con la Hermana Lucía para pedirle la Consagración de Rusia. Aun así los católicos en general y los clérigos en particular le prestaron poca atención. Como resultado, la “luz desconocida” profetizada por Nuestra Señora en 1917 en la línea 4 del párrafo anterior, ocurrió como un extraordinario resplandor rojo en toda Europa durante la noche del 25 de enero de 1938, y en septiembre de 1939 estalló completamente la II Guerra Mundial, con sus 66 millones de muertos.

¿Y Fátima no era importante? ¿Cuándo pudo habernos salvado de la II Guerra Mundial? Pero aún más importante fue cómo Fátima pudo habernos salvado del Concilio Vaticano II (1962–1965), y podría salvarnos aún en 2017 de las devastadoras consecuencias de ese Concilio, si tan solo suficientes católicos se despertaran e hicieran lo que Nuestra Señora pidió.

En los puntos suspensivos de la cita anterior, entre “aniquiladas” y “Al fin”, estaba enmarcado en el Secreto original lo que se vino a conocer como el “Tercer Secreto” de Fátima, en realidad la tercera parte del único y verdadero Secreto. Nuestra Señora dijo que este texto era para revelarse a más tardar en 1960, si la Hermana Lucía no moría antes de esta fecha. Pero aún no ha sido publicado, casi ciertamente porque contiene la condenación del Cielo a la esencia del próximo Concilio. Pero los clérigos ciegos, resueltos a proteger su proyecto favorito, se atrevieron a proclamar que Nuestra Señora había dicho que a partir de 1960 podría publicarse, una perversa mentira como ninguna. De este modo Fátima pudo haber salvado del impío siglo 20 no sólo al hombre y al mundo sino también a la Iglesia, si tan solo los clérigos hubieran escuchado. ¿Sigue siendo sin importancia Fátima?

Estimados lectores, recen el Santo Rosario y practiquen la Devoción de los Primeros Sábados, como Nuestra Señora de Fátima lo pidió. Es cuando suficientes de entre nosotros la escuchemos, que el mundo y la Iglesia comenzarán a darse vuelta.


Kyrie eleison.